Blog y podcast nacido por el amor al cine.

No Hay Cine Sin Palomitas es un blog que nació en el 2012 como una expresión del amor a una sala de cine y a raíz de las conversaciones sobre películas en el trabajo. Después de una etapa donde Bárbara Ramón, fundadora del blog, estuvo manteniendo ella sola las críticas, se unió Fernando Gil para aportar otro punto de vista y que pudiera dar comienzo la siguiente etapa, la realización del podcast.

Bárbara Ramón

Nacida y criada en Madrid, Bárbara es una amante de las comedias americanas de los 80, del cine de Tim Burton y de Doctor Who. Fan incondicional de Stephen King, no se pierde una de las series o películas basadas en sus historias; así como de leer cualquier libro que saque el autor. Desde pequeña siempre quiso trabajar como acomodadora de cine o algo relacionado con el cine, por eso acabó creando el blog http://www.nohaycinesinpalomitas.com/, del que acabó naciendo el podcast con el mismo nombre, el cual realiza. También dirige un podcast dedicado a la ciudad de Madrid llamado Madriz de Gatos

Fernando Gil

Madrileño y cinefilo de nacimiento, Fernando es un enamorado de las buenas historias y del cine estimulante desde que descubrió Cyrano de Bergerac a la edad de 14 años. Amante del cine en Versión Original, tiene predilección por los thrillers psicológicos y los dramas grandilocuentes. Lector incansable, se describe como un intento de escritor de historias, mas en su juventud ganó algún premio por su poesía. Actualmente compagina su trabajo como informático con la realización del podcast No Hay Cine Sin Palomitas, Madriz de Gatos y Tebeísmos.

Alfonso Buenavista

Nacido en Badajoz y residente en Madrid, Alfonso es un gran aficionado al cine y un lector voraz de tebeos desde su más tierna infancia.  Profesional de la comunicación, actualmente trabaja como community manager. Alfonso se metió en el mundo podcasteril hace ya la tira: es co-creador de “Mentes chocantes” y del recién llegado “Tebeísmos”, también colabora en “No hay cine sin palomitas”. A veces escribe sandeces.