lunes, 31 de octubre de 2016

Películas para ver en Halloween (II)

Palomitas ensangrentadas

Hace un año (cómo pasa el tiempo, yo era joven y lozano) publicábamos la lista de películas para ver en Halloween porque una de las labores de este nuestro blog es difundir cultura. Cultura del cine de terror, que es un género muy amplio, aunque aquí lleguen cuatro cosas y se hagan relevantes dos.

Hay dos películas que no entran en esta lista, que son las que han tenido mayor distancia en el sentido éxito - calidad, y que son 'No Respires' y 'Nunca Apagues la Luz'. De la segunda te hablamos en el podcast y aquí en el blog, pero de la primera aún no nos hemos pronunciado.

'No Respires' (USA, 2016)

'No Respires' es infinitamente mejor que la peli de Diana, pero eso no la hace la reina de la tensión, ni mucho menos. La película empieza bien, los personajes están introducidos a un ritmo justo que no da la sensación de que el meneo empiece pronto. Que lo hace.

En lo técnico es muy correcta, la dirección y la fotografía sobresalen; el problema es que la tensión está construida y desarrollada con un esquema de pescadilla que se muerde la cola, a lo que un sonido pésimo no contribuye. Vale que el hecho de que el cieguito te quiera reventar la cabeza es una faena, pero es que has ido a robar a la casa de un cieguito que además, está un poco mal de la cabeza. Se siente.

No comprendo las críticas entusiastas, cuando claramente solamente el primer tercio del guion se salva. Bueno, también se salvan los brazos perfectos del cieguito, que tiene un abono en el Body Factory, por lo visto. Cuando solté una carcajada debido a lo hilarante de algunas escenas, me di cuenta de que a veces algunas personas entienden por "alivio cómico" lo que en realidad son cagarrutas a la hora de armar una cohesión en todo el texto. El mejor ejemplo de cómo joder una película con eso es 'Insidious: Capítulo 2'.

Ya que nos hemos desviado bastante, es hora de recomendarte las cinco películas que hay que ver este año en Halloween para disfrutar realmente de una experiencia aterradora. No olvides revisionar las que recomendamos el año pasado.


'31' (USA, 2016)


Se ha llevado más palos que elogios en Sitges lo últimísimo de Rob Zombie. El director y macho empotrador músico nos ha traído fan service del bueno y para rato. Cierto es que la historia no existe: cinco personas son secuestradas y unos payasos los quieren matar; en resumen esto es lo que nos ofrece el buenorro de Rob.
Personajes a lo Zombie, con una Sheri Moon desaprovechadísima y unos diálogos que parecen haber servido de inspiración a 'La Fiesta de las Salchichas', con una misoginia que más que metafórica, es simplemente excesiva e innecesaria. Gore, gore, escenarios de un pasaje del terror de quinta; gore, risas y algún personaje memorable (atención al primer payaso) con bien de maquillaje. Yo le habría puesto aún más gore, pero estrenarla en cines es lo que tiene. Recomendable si sabes lo que te espera, que incluye poner los ojos en blanco recordando 'La Casa de los Mil Cadáveres' o el peliculón que es su 'Halloween: El Origen del Mal'. Pero es fan service del bueno, se lo llegamos a perdonar,

'What We Become' ('Sorgenfri', Dinamarca, 2015)




Otra de Sitges, pero del año pasado. No os dejéis engañar porque su título original parezca una expresión de Chiquito. Estamos ante otra película de zombies, pero una buenísima. El realismo en los personajes es algo que las injustas críticas no nombran.

Su manera de comportarse, las relaciones que se van tejiendo con una evolución verosímil, junto con algunas escenas gore y otras realmente bellas, dotan de elegancia a la película. El presupuesto moderado no ha de ser sinónimo de cutrez si hay talento detrás, el suficiente para que la película pase rápido.

El ritmo es pausado pero llevadero porque hay interés en saber qué pasará con esos personajes que actúan como buenamente pueden, de manera más similar a como lo haríamos nosotros en ese percal. Una grata sorpresa su visionado, porque es otra película de zombies, pero en realidad no. Recomendable si un crossover entre 'The Walking Dead' y 'Los Problemas Crecen' te resultaría interesante.

'Recuerdos Perversos' ('The Poughkeepsie Tapes', USA, 2007)




El falso documental es un género denostado, que de vez en cuando nos regala cosas como 'Lake Mungo', 'The Atticus Institute' o la joyita que nos ocupa. 'The Pougkeepsie Tapes' cuenta la trayectoria de un asesino en serie que grababa las torturas que sometía a sus víctimas. Relata el caso desde todos los puntos de vista posibles, intercalando imágenes de las cintas que fueron encontradas, hilando con habilidad las escenas para mostrar un asesino tan despiadado como fascinante. La he visto cuatro veces y aún me sigue sobrecogiendo. La escena de las girls scouts es sobrecogedora sin mostrar absolutamente nada.

La historia es cien veces más interesante que la de 'Nunca Apagues la Luz', por ejemplo. El director John Erick Dowdle captó suficiente atención con su ópera prima como para tener una trayectoria ascendente en Hollywood, rodando la frenética 'Golpe de Estado' en 2015. Tiene además títulos como 'La Trampa del Mal', con el dinerito de tito Shyamalan; pero esta es de momento la mejor película que tiene, de lejos. Peliculón creado con cuatro perras, amiguitos. El punto en contra es que las escenas no son lo suficientemente crudas para el monstruo que los testimonios construyen, pero el guion es tan bueno y dinámico que se le perdona.

¿Por qué una película con un título original tan elocuente tiene uno español de culebrón de segunda? Nunca lo sabremos. Recomendable si estás dispuesto a dejarte llevar por el tren de la bruja mejor construido desde aquella escena en la mina de 'Leyenda Urbana 2'. Olvida tus prejuicios y trágate esta serie B, lo agradecerás.

'Megan Is Missing' (USA, USA, 2011)




En el cine de terror hay un subgénero que a mí me gusta mucho, que es el de películas que Bárbara (@luxbardj en Twitter, porque una vez fue DJ, allá en el Cretácico) no vería jamás de los jamases. Una es 'Mártires', la ganadora del ránking del año pasado y otra es 'Megan Is Missing'. Película rodada en casi un fin de semana, tiene un montaje creado a partir de llamadas de Skype, programas de televisión, vídeos de móviles y otras formas nada habituales. El guión es estupendo, pues nos muestra unas escenas que ponen los pelos de punta por su realismo desde que empezamos a verla.

Pasa de ser una especie de notable drama adolescente indie tipo 'Fucking Amal' a presentar y desarrollar una amenaza en forma de desconocidos que se conocen por chat creando un desasosiego que puede sentar mal. Es un vaso casi lleno, al que le van echando gotas hasta que rebosa cuando a la película le quedan unos veinte minutos. Rebosa, te moja y molesta, teniendo que cambiarte de ropa para olvidar el mal trago rápido. La dirección saca de las actrices un trabajo fantástico que se perderá en la inmensidad por los prejucios y su poco comercial formato, pese a ser una película excelente. De las que dignifican el género.

No, a esta no le falta gore, aunque irónicamente es la menos gore de las cuatro que llevamos. Ya me entenderéis. Recomendable para cuando quiera hacer de rabiar a Bárbara. Ni se te ocurra buscar imágenes de la película, es fundamental ir totalmente libre de spoilers a verla.

'Goodnight Mommy' ('Ich seh, Ich seh', Austria, 2014)

Llegamos a la joya de la corona. A veces llegan películas que nos dejan un bloque de cemento en el estómago tras su visionado. A veces, una película comienza siendo un garabato que se va desarrollando lentamente, hasta formar una línea que atraviesa la espina dorsal del espectador hasta dejarlo con problemas para respirar.

El terror paranormal me gusta, pero es el terror realista, ese que realmente puede ocurrir en cualquier momento, en cada casa, a la vuelta de la esquina, el que es realmente terrorífico. 'Megan Is Missing' es una buena muestra de ello, pero 'Goodnight Mummy' es directamente un puñetazo a la cara.

Dos gemelos viven una apacible vida acomodada gracias al estatus de su madre. Una madre que un buen día regresa a casa tras una operación estética. Pero mamá está cambiada, de una manera que para la mente de los pequeños es terrorífica.

Este es el punto de partida para una historia con unos giros que dejan sin aliento y un trasfondo que puede dar mucho que pensar. El comienzo es lento, costumbrista, la primera media hora se limita en presentar un cuadro cuyo significado se va desgranando mientras juega con nuestra mente de una manera que dan ganas de aplaudir, si es que quedan fuerzas tras el visionado.

Me pregunto cómo los directores sacaron de los pequeños protagonistas esas actuaciones de quitarse el sombrero, mientras ellos ni siquiera se daban cuenta de la película que estaban rodando. De hecho, en una entrevista, contaron que los niños habían visto los diez primeros minutos de la cinta y la tuvieron que quitar porque les daba miedo. Eso son unos directores y lo demás es tontería. Supongo que se empieza por mantener los nombres reales de los gemelos protagonistas, elegidos en un casting entre miles de aspirantes por toda Austria.

En esta también es importante no buscar nada acerca de la película, mucho menos imágenes, porque el desenlace es de obligada sorpresa, y los spoilers arruinarían la experiencia. Al tener un guion repleto de matices y lleno de giros, el revisionado es casi obligatorio y es tras este donde uno entiende la grandeza de la obra.

'Goodnight Mummy' es imprescindible. Así de simple.

Recomendable para cualquier persona  que aprecie el cine de calidad, en especial si quieres mostrarle a alguien que el terror se puede hacer bien, tremendamente bien. Si sólo puedes ver una película de la lista, que sea esta. Lo agradecerás.

Y con esto terminamos la lista de este año de No hay cine sin palomitas para Halloween. Recordad ver mucho y buen cine de terror para homenajear a todos vuestros demonios como se merecen, e invitadles a una sangrientas y viscerales palomitas. Qué aprendan lo que es el miedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario