miércoles, 12 de octubre de 2016

Nunca Apagues la Luz


El desempate

Qué bonito es nuestro blog y qué bonito es nuestro podcast, ¿verdad? 

En el podcast 'Verano Palomitero' mis compañeros repasaron un buen puñado de películas que habían ido a ver mientras los informativos nos recordaban que en la época estival hace calor y si tienes sed, hay que beber agua. Una de las películas que comentaron fue 'Nunca apagues la luz', el exageradamente esperado nuevo producto de James Wan.

Recordemos que James Wan produce, al igual que produjo 'Demons'. Lo que quiere decir que Wan le dijo a David F. Sandberg "tu corto mola, venga te doy la pasta y lo haces así como muy de mi rollo". Y ya está. A Wan le gustó el corto, lo que es normal, puesto que el corto es una obra de arte. También confió en el director, que tampoco sorprende, y menos si uno ve el resto de su trabajo. Pero no es una película de Wan, El llevar el nombre es una jugada de mercadotecnia, y ya está. Con una relevancia discutible, además, ¿Cuánta gente sabe quién es esa persona? Y conocer a Wan, ¿es un aliciente para ir al cine? Para mí no, Pero eso es otro tema. 

La calidad de la cinta era un misterio. Me daba mala espina, eso sí. Wan ha producido además de 'Demons', aberraciones como 'Annabelle'. La primera es muy buena; una gran desconocida que por misterios de la vida no tuvo una campaña de publicidad como las otras. No hagas caso de las criticas, ve a verla, realmente lo mejor que ha producido Wan. 'Nunca Apagues la luz' es mejor que 'Annabelle', pero peor que 'Demons'. No era complicado que 'Nunca Apagues la Luz' encajara en ese orden, por eso la expectación me generaba algo de incertidumbre. 

En el podcast, Bárbara se deshizo en halagos a la película y Fer opinaba, de manera resumida, que si ibas al cine y te gustaba la película estabas mal de la cabeza. Lo bonito fue cuando me instaron a desempatar e inclinarme hacia una u otro al ver la película. Me tienen como un experto en películas de terror, lo cual es entrañable, osado y divertido a la vez. Como me veía venir lo que iba a ser la película, no es que me haya tomado el encargo con lo que se dice prisa. 

Diva
De inclinarme por alguien, me inclino por Bárbara. Bárbara gana, pero porque sería injusto darle la razón a Fer, al menos a mi modo de ver. Situémonos. La película es facilita, facilita. El corto condensaba el miedo y lo exponía con un ritmo excelente, basándose en las cosas que creemos ver en la oscuridad. Eso en la versión larga se pierde para ser un episodio de la serie 'Pesadillas'. Era inevitable que algo así pasara, pero bien podrían haberse trabajado un guion interesante. Se ve que lo mejor se quedó en el corto. Ahí coincido  con Fer -@FGilAlar en Twitter, está intentando ponerse al día con las series para comentarlas-, pero ya está. 

Bárbara pasó miedo. Que me diga cuándo. Porque la película bien podría haber sido realmente 'Un Monstruo Viene a Verme' y haberse vendido como un cuento oscuro. La historia está narrada de una manera tan comercialmente asequible que dan casi ganas de vomitar. Es mucho mejor un guion algo pretencioso pero igual de inefectivo que la narración que nos ocupa. Los personajes son idiotas. No digo más por no hacer spoilers. Los actores tienen la suerte de no ser lo peor, solamente lo segundo peor. Mención especial al crío. Desconozco si el doblaje le ha favorecido, como suele ser normal con los actores niños, pero decir que está sobreactuado se queda corto. Deseaba que se muriera todo el rato.

El fantasma de turno no da miedo. Tiene una exposición tal que no genera nada pasados los primeros dos minutos, los que son casi iguales a una escena del corto. Llega un momento en el que lo más sensato parece sentarse con la luz apagada e invitarle a una conversación para convivir todos en armonía. Es lo malo de tener una historia de mierda aquí, porque para compensar tienes que enseñar mucho el bicho si no quieres que la gente se aburra. Aunque a lo mejor la gente está feliz de estar entendiendo la historia muy bien, llegando a empatizar con los personajes. Ya hay que tener valor para empatizar con semejante atajo de locos, pero bueno. 

Aunque parezca mentira, Bárbara gana porque la película no es mala; pero para un producto de tal envergadura es necesario satisfacer a varios niveles. Un espectador que vea esporádicamente cine del género la va a disfrutar más que un curtido, al que le parecerá sosa. 
Aprobado raspado. La agridulce victoria. 

Recomendable si quieres ver a una doble de Francine Gálvez robándose la película, siendo la mejor actriz con el mejor personaje. Coge tus palomitas y ponte a ver 'Demons'. Tiempo mucho mejor invertido.

0 comentarios:

Publicar un comentario