.

lunes, 11 de julio de 2016

Money Monster



El peligro de dejarse guiar


Como sabéis, vivimos unos tiempos convulsos en cuanto a temas económicos y políticos. Por eso no es de extrañar que el cine haya querido exprimir el descontento general y explotarlo para atacar a algunas esferas que, sinceramente, se suelen merecer el ataque. Por suerte, no todas las cintas se centran en la demonización de esas personas y de las cercanas a ellos, sino que algunas intentan profundizar más y mostrar una historia más cercana sin dejar una sensación de ataque gratuito.

Money Monster cuenta la historia de Lee Gates (George Clooney), un gurú televisivo de las finanzas que recomienda inversiones desde su programa. Después de una mala inversión guiada por las palabras de Lee, Kyle Budwell (Jack O'Connell) decide secuestrar a Lee y su programa en directo a punta de pistola y pedir lo que él considera que es suyo.

Dirigida por la doblemente ganadora del Premio Oscar Jodie Foster, Money Monster es al mismo tiempo una película muy arquetípica y una que busca el corazón de la historia y se preocupa por sus personajes más de lo normal. Si he de ser sincero, fui a ver la cinta con una idea bastante errónea de lo que iba a encontrarme, y eso hizo que la sorpresa fuera mayor aún.
Lo primero que hay que destacar de la película es la delicadeza con la que la directora cuenta una historia que debería ser frenetica y sin descanso. Si hay algo que Jodie Foster no busca en la cinta es marear al espectador con planos cortos y rápidos, sino pegarles al asiento con una historia que, salvo algunos bajones de ritmo, se mantiene en alza y sin perder el interés durante todo el metraje.

Otro acierto de la película es la elección de los personajes principales, dando todo el peso de la película a un George Clooney (Syriana, Los Descendientes) que derrocha carisma en cada plano, y que sabe hacer que el espectador le odie y acabe amandole de forma magistral, y a un Jack O'Connell (Invencible) que compone un personaje frágil y creible para todo el mundo. Tampoco se puede obviar el trabajo de Julia Roberts (El Secreto de una obsesión) haciendo de la productora del programa y principal responsable del mismo.
El mayor acierto de la película se encuentra en el guion. Como ya he dicho antes, mis esperanzas y creencias acerca de la cinta antes de ir a verla eran encontrarme con una cosa totalmente distinta a la que es el resultado final. A pesar de comenzar con pinta de ser una feroz crítica al sistema financiero, los bancos y demas personas involucradas en el movimiento del dinero, pronto descubrimos que la cinta quiere contar otra historia algo distinta. La crítica sigue ahí, pero no pretende que el espectador odie a las personas antes mencionadas, sino que muestra a la gente que de verdad lucha en contra del problema desde dentro y que son otras victimas del sistema. Y precisamente el guion se preocupa de que esa evolución se plasme de forma natural en pantalla. Nunca intenta sorprender, ya que te adelantan los giros a través de las acciones y conversaciones; pero siempre te sorprende con algún detalle haciendo que el espectador se involucres y quiera saber más.

En resumen, Money Monster es una película que recomiendo encarecidamente a todas las personas que disfruten de un buen thriller y unas actuaciones a la altura. No esperéis una revolución en el género, pues no la encontraréis, solo id a verla con la mente abierta y dispuestos a que os cuenten una historia que, aunque la hayas visto un montón de veces, os sorprenderá por su capacidad humana de conseguir que empatices con los personajes. No perdáis más tiempo, id al cine, compraos las palomitas más grande que hayan y disfrutad de esta película.

0 comentarios:

Publicar un comentario