domingo, 10 de julio de 2016

Ice Age: Gran Cataclismo




Catacroc


Hay un problema con las sagas de animación: muchas acaban en una debacle saga sin fin, bajando el listón en cada nueva entrega. Sucede como con las de terror: la gente las ve más que por ser fan del género, por inercia. Las infantiles fracasan en muy contadas ocasiones, a no ser que tengan la distribución de 'Jak & Daxter'. Los padres llevan al cine a los niños, entran en la sala de "la de dibujos" y ya está. Sí, tenemos ejemplos estupendos de peliculas  con guiones que bordan un doble sentido y unas metáforas especialmente dirigidas a un público no infantil, como por ejemplo la primera 'Ice Age'. Aun así, ¿las películas de animación recaudarían esas cantidades sin los niños? No, y no hay nada malo en ello. 

Dicho esto, hemos visto 'Ice Age: Gran Cataclismo'. Adoro cuando las sagas dejan de tener entregas numéricas para llevar únicamente subtítulos. Es un bonito momento donde asumen que están llegan a ser cansinos. ¿No parece que 'En Busca del Valle Encantado' tiene miles de entregas? Es por esto mismo. Así no puedes sorprenderte de que 'En Busca del Valle Encantado 35' exista, por más que las peripecias de Piecito terminaran lanzándose más pronto que tarde directamente en vídeo. Resulta curioso que, al menos en la saga de hielo, la productora solamente pusiera números en los títulos españoles. Será que aquí nos gusta. A las vistas del mercado internacional, Ice Age asumió su rol de producto de cadena de montaje hace tiempo. Las dos primeras entregas fueron muy decentes, las dos siguientes decayeron; pero es que 'Ice Age: Gran Cataclismo' es el mejor ejemplo de honestidad jamás llevado en un subtítulo. Vale que nunca ha sido un buque insignia de nada, pero ha dignificado el papel de la Fox en este género.

Con la quinta entrega, primera sin un número en el título, el espectador que no es niño puede reaccionar de dos formas. Puede reírse bastante con los chistes sin parar que hacen, de efecto dispar, lo que está muy bien. Nos encontramos en el lado contrario: los que vemos que la historia principal es la nada más absoluta. Los chistes y gracietas non-stop no estorban si son inteligentes y acompañan a un guion más o menos entretenido. A esta película le ocurre lo mismo que a 'Los Minions': a los viente minutos ya hay una sensación de repetición muy incómoda. A la hora uno ya está desesperado de que no pase nada porque la trama principal tiene un argumento absurdo y un desarrollo de risa, pero no de la que pretenden arrancar. Su guion es tan anodino que lo mejor que contiene son unos entrañables homenajes a otras películas. Valor que únicamente los espectadores perdidos que tienen referencias de calidad apreciarán en su totalidad. Es la manera que tienen de decirnos que no se han olvidado de nosotros, pero que qué le vamos a hacer. 
No es solamente la historia principal. El guion desdibuja demasiado a la mayor parte de los
personajes, cediendo los minutos a los más chistosos para dejar a personajes como Manny o Sid con subtramas que no merecen los que se suponen que son absolutos líderes y protagonistas. Para colmo de males, hay una sensación de ser "barata" en el peor sentido que gobierna toda la película. Visto lo visto, que hagan una entrega únicamente de las peripecias de Scrat y sus bellotas. Son lo único que mantiene el nivel. Recomendable si tus sobrinos tienen menos de cinco años y problemas de atención. Coge un buen bol de palomitas y ponte 'Toy Story'.


0 comentarios:

Publicar un comentario