domingo, 8 de mayo de 2016

Absolutamente todo

Absolutamente humor inglés

Cuando oyes el nombre de Terry Jones lo primero que te viene a la cabeza son los eternísimos Monthy Python, quienes allá por los 70-80, nos deleitaban con su característico humor british en su serie de TV y en películas como "Los caballeros de la mesa cuadrada", o aquella que nos tragamos con gusto cada vez que llega Semana Santa, la archifamosa "La vida de Brian". Todas esas carcajadas no parece que se hayan vuelto a materializar en el último proyecto de nuestro citado Monthy Python. Casi un año después de su estreno en Inglaterra, se estrena en España "Absolutamente todo", la última película de Terry Jones, cuyo argumento se basa en el relato de H.G. Wells, "El hombre que podía hacer milagros". Y el título lo dice bien claro; "Absolutamente todo" trata sobre un hombre que es capaz de hacer realidad absolutamente todo lo que desee. Pero empecemos por el principio.

La película comienza presentándonos a un grupo de alienígenas -y a quienes cada cual le corresponde una de las voces de los Monthy Python originales- que viven en una nave espacial en forma de medusa y hablan sorprendentemente un perfecto inglés. Este extraño grupo de marcianos tienen el poder de decidir si destruyen o no el planeta Tierra. 
Para ello otorgan el poder de hacer realidad cualquier cosa que se desee a un individuo al azar del planeta terrícola Durante veinte días, si el sujeto de marras hace el bien con ese poder, los alienígenas no destruirán la Tierra, pero si hace el mal, la fulminarán con un rayo láser. Todo muy lógico de momento. Entre todos los candidatos eligen a Neil Clarke, interpretado por Simon Pegg, el que seguro que te sonará por ser el pelirrojo de "Zombie's Party". Neil es un profesor fracasado; odia su trabajo y para colmo su vecina de abajo -interpretada por Kate Beckinsale- de quien está enamorado, no le hace ni caso. Es después de darse cuenta de que posee ese nuevo don, cuando deberá aprender a controlarlo y deberá reflexionar sobre las
consecuencias de su uso. A partir de aquí la historia no tiene mucho más misterio. Son contados con los dedos de una mano los puntos fuertes de humor de la cinta, casi todos por parte de la mascota de nuestro protagonista, un perrito llamado Dennis a quien pone voz el difunto Robin Williams, en lo que sería su último trabajo cinematográfico. Ay Robin, te engañaron. Cabe destacar, eso sí, los efectos especiales  y el diseño del ciberespacio y de los alienígenas, que para ser una película "sencillota" están muy logrados. 

Puede que a los más nostálgicos de los Monthy Phyton esta sea una película de diez, pero lo cierto es que con un guión muy, por no decir bastante predecible, y unos giros de guión bastante absurdos -además de un montaje que deja bastante que desear-  "Absolutamente todo" sólo tiene posibilidades de convertirse en la típica película de sobremesa que ver un domingo cualquiera, eso sí, siempre con un buen bol de palomitas al lado.

0 comentarios:

Publicar un comentario