sábado, 31 de octubre de 2015

Películas para ver en Halloween

Las imprescindibles de Tom Clad para la noche de Halloween


Hallowen es una época del año que me suele dar bastante igual aunque tiene sus cosas positivas, como que de repente todo el mundo quiere ver películas de miedito; es esa ocasión en la que los aficionados al cine gore y de terror dejamos de ser bichos raros para convertirnos en una especie de oráculos bípedos. Todo el mundo nos pide consejo: "Oye, recomiéndanos una peli para esta noche, anda" y por un momento dejamos de ser vistos como psicópatas en potencia para ser los poseedores de la sabiduría de las tripas, la sangre y los asesinos enmascarados. 

Antes de empezar, es conveniente tener en cuenta que la histórica saga de 'Halloween' es de visionado obligatorio. No solamente porque sea la saga de películas de terror que más le gusta al firmante, es que si no las has visto todas no mereces ser respetado por ningún fan del terror en general y del slasher en particular. Michael Myers es el asesino más guay del universo. Incluso los remakes-precuela-reboots de Rob Zombie son dignísimos, de los mejores que se han rodado.

La selección que traemos es tan subjetiva como cualquier programa de Intereconomía, pero de lo que podéis estar seguros es que cualquiera de ellas es ideal para ambientar la noche en la que los trucos, los tratos y los comas etílicos de gente disfrazada de diablito en las discotecas de polígono son los absolutos protagonistas. No he querido nombrar películas demasiado conocidas ni clásicos, para dar a conocer títulos que merece la pena descubrir y visionar. Me alegra poder ayudar a subir el nivel de cultura general de la humanidad. 

Al lío: 

5- Hellions (2015, Canadá) 




Una adolescente muy malota descubre que no lo es tanto cuando un grupo de niños decide jugar con ella a una perversa versión de "truco o trato". 

No es la mejor película del mundo, ni es la mejor de la lista (por algo tiene el último puesto) pero sí es una cinta muy recomendable para ver una noche como la de Halloween. Me hace mucha gracia cuando una película intenta que sientas empatía hacia la protagonista pero el guión está escrito con tanta desgana que en realidad deseas que mueran todos lenta y dolorosamente. Lo bueno es que no hay que pensar para poder disfrutarla y da más risa que miedo, despertando incluso ternura cuando quiere crear tensión y únicamente logra una sonrisa condescendiente. 
De repente, se aplica porque sí un filtro rosa que hace que no sepas si estás viendo una película de miedo o 'La Aldea del Arce'. La cinta explora someramente la mitología de la noche de Halloween quedándose en un quiero y no puedo, aunque es ideal para verla mientras maquillas a tu amiga la gorda tras haberla convencido de que ir disfrazada de Kung Fu Panda es muy original y gracioso. 

4- Cuentos de Halloween (Tales of Halloween, 2015, USA)




Una sucesión de cortos que se desarrollan en la noche de Halloween, cada uno de un director diferente. Algo muy original, lo nunca visto.

Lo que tenemos aquí es una mezcla de comedia y gore con pinceladas de terror. Al ser muchos cortos, hay unos mejores de otros (os he vuelto locos con esta afirmación, lo sé). Lo bueno de la película es que aparecen muchos niños malvados (los niños malvados en las películas me fascinan) y sabe mezclar muy bien el gore con la comedia. De hecho, hay más gore que en las películas que intentan vender sangre a borbotones. El mejor es el tercer corto, le da mil vueltas al resto. No la veas si quieres ver terror. Visionado obligatorio si quieres echarte una risas y disfrutar de su buen maquillaje y brilli-brilli, muy presente en toda la cinta. El mejor corto es el tercero. De hecho, es mejor que el resto de cortos juntos. 
Ideal para verla a las tantas de la mañana devorado por los estupefacientes. O quizá es que como yo la vi así, no se me ocurre una manera mejor. 


3- 7 días, Encierro Maldito (Les 7 Jours du Talion, 2010, Canadá)


Un cirujano pijísimo abandona por las malas la balsa de aceite en la que vive cuando su hija de ocho años es violada y asesinada. Comido por la ira, secuestra al culpable y le somete a todo tipo de torturas durante siete días. 

Esto es un peliculón, que para variar nos llega con un título en castellano que da asco. Desde el minuto uno se encarga de crear en el espectador una sensación incómoda, recreándose en parcelas de intimidad que se suelen obviar mediante elipsis en la mayoría de los casos. En esta no, aquí se nos sirve en bandeja una ración de "no debería estar viendo esto pero no puedo dejar de mantener los ojos pegados a la pantalla" para provocar en el espectador una sensación de incomodidad que se agradece entre una maraña de películas que no despiertan absolutamente nada.
El ritmo es pausado, no tiene prisa por arrancar. De hecho, me atrevería a afirmar que lo más crudo de la película es cuando muestra sin ambages el día a día de unos padres destrozados por la muerte de una hija en las circunstancias más terribles en las que se puede perder. Luego pasa a ser una película de torturas tremendamente buena, con unas interpretaciones muy a la altura y una versión original en francés canadiense que es una delicia. 
Lo mejor es el dilema que plantea: ¿Vengar la muerte de una hija alivia el dolor? ¿Torturar a un pederasta y asesino está éticamente justificado? Las respuestas quedan en la moral de cada uno y en el ejercicio de introspección que hacemos, queramos o no, tras el visionado.
Ideal para ver si quieres sentirte un ángel vengador antes de vaciar una calabaza.  

2- Secuestrados (España, 2010)



La ilusionante nueva vida de una acomodada familia se convierte en un infierno después de que una banda de encapuchados les haga prisioneros en su recién estrenada casa.

El género de terror es el más denostado de los géneros.
Un ejemplo es esta magnifica película de Miguel Ángel Vivas, el director de 'Extinction', película de la que ya se habló por estos lares en su momento (y que es bastante peor que la que nos ocupa, por cierto). Lo que tenemos aquí es una magistral muestra de talento y poderío tanto técnico como de dirección e interpretativo, formada por doce planos secuencia impecablemente unidos. 
Dentro del terror, lo que más me gusta es cuando una película se basa en algo plausible, puesto que así se consigue generar desasosiego y malestar, a la vez que la temida pregunta "¿me podría pasar a mí?" porque no hay nada más peligroso que el propio ser humano.
Esta cinta es una de las mejores muestras de terror patrio, sin duda. También una señal de que el cine de este género goza en España una salud de hierro con una hornada de profesionales de más o menos la misma quinta que lo dignifican de una manera justa y necesaria. Y sí, también consiguió muchísimos menos premios de los que merecía.
Ideal para verla si te acabas de mudar a un casoplón a las afueras y vas a montar una fiesta de disfraces.

1 - Mártires (Martyrs, Francia, 2008)



Lucie, una niña desaparecida en Francia, es localizada con vida pero en estado catatónico. La policía descubre que estuvo secuestrada en un antiguo matadero y logró escapar de milagro. 

La brevísima sinopsis es solamente la punta del iceberg de un festival gore y de terror que hará las delicias de los seguidores de este tipo de películas. El cine francés es un caramelito para los que amamos la sangre y la que nos ocupa es la reina absoluta del género en Francia, que tardará muchísimo en ser destronada. Pasé todo el visionado pensando "Menuda bestialidad... pero, pero, pero..." y lo mejor del asunto es que todo está perfectamente hilvanado, sin dejar la sensación de ser forzado en ningún momento. Me sentí incluso mal al percatarme de estar disfrutando viendo esta película. Es de lo mejor que he visto en años, sin exagerar. La pega es que como no te guste el género, vas a maldecir la existencia de quien te hizo verla (pero a mí no me reprochéis nada, que soy un encanto de persona). Esta bomba no podía sino ocupar el primer puesto de las películas para ver la noche de Halloween. Es una joya atemporal, con su correspondiente remake de mierda americano.
La cosa es que la recomiendo sin duda, pero me da miedo que alguien aprensivo la vea, aunque probablemente a los veinte minutos de película la haya parado para ponerse a llorar en un rincón. Atentos al final, ejercicio práctico de lo que significa epatar. Ideal para que se te quede tan mal cuerpo la noche de Halloween que quieras beber para olvidar. Olvidar el asco de condición humana que muestra la película. 


Espero que las humildes recomendaciones de este recién llegado al blog os hagan disfrutar más de esta noche, pero recordad que lo más importante es que no hay Halloween sin palomitas.

0 comentarios:

Publicar un comentario