domingo, 7 de septiembre de 2014

Películas imprescindibles. Tesis

Me llamo Ángela. Me van a matar

Tesis no solo constituye el debut en el largometraje de Alejandro Amenábar, uno de los mejores directores de cine españoles de los últimos años, sino que también es uno de los mejores thrillers de la historia del cine patrio. El director venia de hacer cuatro cortometrajes que habían cosechado cierto éxito, y de los cuales tres acabarían influyendo en futura películas del director. Uno de ellos fue Himenóptero, el cual, aparte de aportar el nombre a uno de los protagonistas a la película, Bosco, y el modelo de cámara que lleva Bosco en el corto, la Sony xt-500, atrajo la atención de José Luis Cuerda, reputado productor de cine, quien se convertiría en el productor de los tres primeros largometrajes del director.

Ángela prepara una tesis doctoral sobre la violencia audiovisual. Un día, su director de tesis descubre accidentalmente una película y al día siguiente aparece muerto. En ese momento Ángela y Chema, un compañero de facultad, deciden llevarse la cinta, descubriendo que se trata de una película snuff-movie en la que una chica es torturada y asesinada. En ese momento aparece Bosco, un joven guapo y misterioso, que divide a Ángela y Chema sobre si puede ser el asesino, o no.

Como ya he dicho, esta película es considerada uno de los mejores thrillers del cine español, y fue recompensada con 7 de los 8 Premios Goya a los que optaba, perdiendo solo el de Actriz Protagonista de Ana Torrent y ganando algunos de los más importantes como Película, Director Novel, Guion y Actor Revelación para Fele Martínez. Además, la película fue la primera incursión del actor Fele Martínez en el cine, no así de Eduardo Noriega que ya había participado en  Historias del Kronen, ni de Ana Torrent, que llevaba grabando películas desde 1973. La película, además, hace una crítica a la morbosidad de la gente y los medios, perfectamente explicada en esa secuencia final donde asistimos a la evolución de uno de los personajes mientras el resto no aparta la mirada de la televisión. Esta crítica se sustenta con la explicación que da el profesor Castro en la película, donde dice que el cine es un arte donde se muestra lo que la gente pide. 


Resaltado el nombre del director
La película está llena de curiosidades, siendo la más curiosa la que muestra el nombre del propio director en un listado de compras de una cámara de vídeo que se muestra en cierto momento de la cinta. También me gustaría destacar que tanto el personaje de Chema como el del profesor Castro están inspirados en personas reales que conoció el director cuando estudiaba en la Facultad de Ciencias de la Información, cada uno hasta cierto límite, claro. Siendo éste último una de las personas a las que Amenábar dedicó el Premio Goya al Mejor Director Novel, pues su asignatura era la única que le faltaba por aprobar para terminar la carrera.

Personalmente me parece una película imprescindible para cualquier amante del séptimo arte. Si no las has visto, no pierdas más tiempo. Consíguela, hazte un gran bol de palomitas con mantequilla y dale al Play. Ah! Y cuidado, no te atragantes con la tensión.



0 comentarios:

Publicar un comentario