domingo, 20 de agosto de 2017

La torre oscura -- No Hay Cine Sin Palomitas

La palomita oscura

Después de unas semanas sin grabar sobre películas de estreno, pero yendo al cine como ya imaginaréis, volvemos con una de las películas más esperadas por nuestra palomitera Bárbara, La Torre Oscura. Y sí, Agosto parece el mes que le queremos dedicar a Stephen King, pues hace una semana escasa sacamos el primer especial de las películas adaptación de este autor, y el cual os recomendamos si sois amantes del escritor y queréis saber nuestra opinión de sus adaptaciones.

Como ya imaginarán los oyentes más fieles, ha habido diversidad de opiniones sobre la película que tratamos hoy. No hace falta que digamos en qué bando está cada uno de los integrantes.

Como hacemos siempre, el programa estará dividido en dos mitades, una donde hablamos sin spoilers de la película y aprovechamos para comentar nuestra relación con la saga de libros, y la segunda parte donde hablamos sin tapujos y con todos los spoilers de la cinta, para intentar desentrañar las cosas que se hayan podido quedar sin respuesta o que sintamos que debemos comentar.

Así que, preparaos palomitas, intentad que no sean tan negras como la torre y disfrutad de este programa tan fresquito que os hemos preparado.

sábado, 12 de agosto de 2017

Stephen King en el cine (Episodio I) -- No hay cine sin palomitas

Por fin el maestro King

Llevamos mucho tiempo amenazando con hacer una serie de especiales del maestro del terror Stephen King. Pues aquí llega el primero de los programas que tenemos planeados para este maestro de las novelas de terror.

A lo largo de los programas iremos hablando de una selección de las diferentes adaptaciones que se han hecho en el cine sobre sus relatos y novelas. Contaremos curiosidades, actores... Eso si, en esta ocasión os avisamos que es full spoilers desde el principio.

En este primer programa hablaremos por supuesto de la adaptación al cine de su primer novela Carrie. Contaremos los problemas que tuvo Stephen King con Kubrick en El Resplandor. Hablaremos de uno de los perros mas temidos del cine Cujo (que descubrimos hace poco gracias a Joe Hill que se pronuncia Cujo con "J"). Acompañaremos al protagonista en sus visiones de La zona muerta. Nos enamoraremos del coche Christine. Temeremos a los Ojos de fuego de Drew Barrimore. Y por supuesto huiremos de "El que camina detras de la fila" en Los chicos del maiz.

Los tiempos de cada película son:

  • Carrie (0:00:00)
  • El Resplandor (0:39:14)
  • La Zona Muerta (1:27:05)
  • Cujo (1:49:35)
  • Christine (2:08:00)
  • Ojos de Fuego (2:38:29)
  • Los Chicos Del Maiz (2:55:55)

Preparar las palomitas, el sofá, apagar las luces y empezar a temer y a disfrutar al maestro del terror Stephen King.

martes, 8 de agosto de 2017

Churchill -- No Hay Cine Sin Palomitas

Las decisiones en la guerra

El género del drama biográfico siempre ha sido de los más populares entre el publico. Nos encanta saber cómo vivieron las grandes figuras de la historia aquellos momentos trascendentales que ayudaron a escribir su nombre en los libros. Por eso, en los últimos años, hemos podido ver películas como Jobs o Trumbo que nos mostraban la vida menos conocida de estos dos personajes tan importantes en su campo. La película que hemos tenido ocasión de ver esta vez es Churchill y nos muestra, quizá, una faceta algo desconocida del personaje publico.

Churchill nos sitúa en un momento clave de la 2ª Guerra Mundial. Las fuerzas aliadas se están preparando para llevar a cabo la Operación Overlord, la cual puede suponer un gran avance hacia la derrota nazi o una gran derrota ante ellos. Por eso Winston Churchill tiene dudas acerca de la operación, no quiere ser recordado como el líder que llevó a la derrota a su pueblo. Los tres días hasta el Día D serán cruciales para el desarrollo de la operación.

Dirigida por Jonathan Teplitzky (Un largo viaje), Churchill aprueba en cuanto a conseguir ser una cinta correcta y entretenida. El director consigue imprimir una dirección clásica y de desarrollo algo repetitivo, siendo lo primero de esto nada malo y lo segundo algo que no molesta. Es muy consciente del tipo de película que está dirigiendo y por eso no intenta alardear de visión ni de originalidad, construyendo una cinta disfrutable y amena que ayuda a conocer a la persona privada detrás del personaje Winston Churchill antes que a la persona pública.

Un aspecto que quizá puede lastrar a la cinta es su carácter más teatral que cinematográfico. El guion, posiblemente influenciado por el presupuesto de la cinta, está encorsetado en espacios cerrados y conversaciones, dejando la acción visual a la imaginación del espectador. Y aunque esto no es un aspecto malo per se, puedo hacer pesado el visionado a quien busque algo más de emoción. Todo lo que se muestra tiene potencia, pero se diluye en la contención desbordada de los actores y en la decisión de centrar la película en un momento especifico de la historia, con lo que esto conlleva (poco desarrollo de personajes, o muy brusco).

En el plano actoral destaca Brian Cox (La autopsia de Jane Doe, El origen del planeta de los simios) en el difícil papel de Winston Churchill. Personificar a un personaje real es una de las decisiones más controvertidas que un actor tiene que tomar, pues siempre existirá la comparación con la realidad, y casi nunca se sale ganando. Por eso, el trabajo de Cox, aunque correcto, no llega a emocionar como debería. Esto no significa que su actuación no sea buena, el problema que tiene es la falta de alma que presenta en su retrato del Primer Ministro en algunas escenas dramáticas. Se ve la intención, pero no consigue el efecto deseado. Dándole la replica nos encontramos a Miranda Richardson (Saga Harry Potter), quien hace el papel de la esposa de Churchill y la persona que más sufre las consecuencias de la guerra y del carácter del Primer Ministro. Aunque breve, el papel de Richardson es muy agradecido y calculado, teniendo momentos de lucimiento que la actriz sabe aprovechar. En la película también podemos encontrar a John Slattery (Mad Men), en el papel del que fuera luego presidente de los EEUU Eisenhower, y a James Purefoy, quien sorprende con una remarcable actuación como el Rey Jorge VI.

En resumen, Churchill es una muy correcta cinta que muestra un momento no tan conocido de la vida de Winston Churchill, ayudandonos a conocer mejor a la persona y el por qué es uno de los políticos y britanicos más queridos y famosos de la historia. Si sois fans del género biográfico y queréis conocer mejor al personaje, no dudéis en acercaros al cine, comprad las palomitas más patrióticas que veáis y ved esta película.

martes, 1 de agosto de 2017

Regreso a Montauk - No Hay Cine Sin Palomitas

Amores sufridos son los más queridos

Lo admito, soy un gran enamorado de las películas románticas. Y si son de antiguos amores que se reencuentran, tienes mi visionado garantizado. No creo que descubra a nadie el poder que tiene el cine en nuestra vida cuando tratan temas que conocemos y plasman con imágenes lo que nosotros creemos nuestra vida, y que quizá lo sea. Por eso estas películas me atraen, porque uno ha vivido ya cosas en la vida y le gusta ver, o más bien le gusta sufrir, una representación idealizada de lo que pudo ser y no fue, o de lo que pudo haber sido y quizá sí fue. Hoy vengo a hablar de Regreso a Montauk, una película que intenta contar, una vez más, una historia de reencuentros.

La cinta nos cuenta la vida de Max Zorn, un escritor ya entrado en años que viaja a Nueva York para presentar su última novela, una historia de amor personal que vivió en esa misma ciudad 17 años antes y que no terminó bien. Una vez en la ciudad, Max se ve obligado a revivir esa historia y retomar el contacto con la mujer que la vivió.

Dirigida por Volker Schlöndorf (El cuento de la doncella de 1990), Regreso a Montauk no destaca por ser un ejemplo claro de lo que podríamos llamar cine romántico de reencuentros. Y no porque no lo intente. Vaya por delante que el que aquí escribe ha disfrutado de la película mucho, pero es consciente de que el veterano director intenta imprimir un ritmo y un estilo original a la cinta, sin conseguir completamente el resultado buscado y sin dejar clara su forma. Aunque tampoco hay que ser catastrofistas, estos fallos de ritmo no impiden que la película sea disfrutable.

Otro aspecto del que quiero hablar es del guion escrito por el propio director y por Colm Coibin (Brooklyn), el cual se nutre claramente de la inspiración de la trilogía Antes de..., específicamente de Antes del atardecer, dándonos un reencuentro incomodo de los personajes, unas conversaciones profundas del sentido de su relación y unos arquetipos de personajes muy parecidos. Pero el problema que presenta el guion no es su inspiración, es la sensación a repetición que deja a quien haya visto las obras originales. La mayor diferencia entre los dos productos es la forma en que cuentan las historias, pero mientras una fue original en ese aspecto, la otra no se preocupa en actualizarse y repite los errores que la primera pudiera tener. Pero no todo es malo en el texto, pues si algo se agradece en el mismo es la autoconsciencia que presenta en algunas escenas del producto que está siendo.

Y por fin llegamos a lo que de verdad hace recomendable la cinta, sus actores. Regreso a Montauk está protagonizada por un Stellan Skarsgård (Piratas del Caribe) que construye un personaje con el que te puedes identificar fácilmente y que no deja de ser un hombre normal que no ha podido olvidar un amor de hace años. Enfrente tiene a una Nina Hoss inmensa que le da la réplica y mejora mucho la película con su Rebecca, el amor del pasado. No quiero descubrir demasiado de su personaje, aunque tampoco tenga nada excesivamente original, para que quien quiera pueda ver la cinta sin esa información. Lo único que puedo y quiero decir de ella es que es, quizá, el personaje mejor construido de toda la historia y el que al final da sentido a la emoción que la cinta despierta en el espectador. Realmente, sin Nina Hoss, la historia no sería ni la mitad de interesante y emocionante de lo que es.

En resumen, Regreso a Montauk nos cuenta una historia de segundas oportunidad y egoísmo, aprovechando el viaje para reflexionar sobre las decisiones del pasado y su peso en nuestra vida. Se la recomiendo mucho a quienes, como yo, son un alma romántica encadenada a un pasado que nunca volverá y que disfrutan de ver una representación idealizada de lo que les gustaría que fuera o hubiera sido su vida. No esperéis ninguna joya del cine, aunque la historia que cuenta os parecerá haberla sentido como propia. Haceos unas palomitas con todo el amor que podáis y emocionaros con la película. No me dejéis solos en el sentimiento.